¿Preocupará el fortalecimiento del AUD al Banco de la Reserva de Australia?

Análisis realizado al cierre del mercado estadounidense por Kathy Lien, directora general de Estrategia FX en BK Asset Management.

Ha sido un comienzo tranquilo para lo que seguramente será una semana muy movida en el mercado de divisas.Tenemos en el calendario dos anuncios de política monetaria, la balanza comercial de China y los informes sobre el mercado laboral de Canadá y Estados Unidos. El USD/JPY sigue anclado cerca del nivel de 114 y su incapacidad de recuperación está sorprendiendo a algunos inversores que han visto cómo las probabilidades de subida de tipos de interés aumentaban del 40% de finales de febrero al 96% de hoy, según los futuros de los fondos de la Fed de Bloomberg. Janet Yellen dejó muy claro el viernes que procede una subida de los tipos en marzo si la economía evoluciona como se espera. Teniendo en cuenta que el mercado laboral de Estados Unidos será el centro de atención esta semana, sus declaraciones estarán orientadas al empleo y el crecimiento de los salarios. Los economistas esperan un descenso del empleo no agrícola en febrero pero se espera que la remuneración media por horas recupere fuelle ya que la tasa de desempleo seguramente habrá descendido del 4,8% al 4,7%. Sin embargo, el dólar está luchando por ampliar ganancias mientras los inversores se están dando cuenta de que tendrán que esperar hasta el viernes para conocer datos lo bastante significativos para impulsar las expectativas acerca de la implementación de ajustes en marzo. Hasta entonces, el dólar ha permanecido en el mismo lugar, lo que debería suponer una consolidación para el USD/JPY. Los niveles a vigilar son el 114,75 al alza y el 112,50 a la baja. En definitiva, el dólar debería subir más según se acerque la subida de los tipos de interés de la Fed pero Estados Unidos no publicará informes relevantes hasta el viernes así que lo más probable es que se recojan beneficios hasta entonces.

Mientras tanto, los traders dirigirán su atención hacia la reunión de política monetaria de esta noche del Banco de la Reserva de Australia. Aunque se espera que el banco central mantendrá inalterados los tipos de interés, el dólar australiano es la divisa que mejor actuación ha ofrecido este año y su fortalecimiento podría preocupar al Banco de la Reserva de Australia. Desde el 1 de enero, el AUD ha subido más de un 5,5% frente a la libra, más de un 4,5% frente al USD y el CAD y más de un 4% frente al euro, el NZD y el yuan de China. Como se muestra en la siguiente tabla, también ha habido áreas de debilitamiento. Las condiciones del mercado laboral en particular se deterioraron considerablemente a principios de este año, las expectativas de inflación han descendido, la actividad del sector servicios disminuyó, algunos aspectos de la economía de China están perdiendo fuelle y la balanza comercial se ha reducido significativamente. Sin embargo, los precios están subiendo, las ventas minoristas y la confianza de los consumidores han aumentado y la actividad del sector manufacturero sigue siendo firme. El fortalecimiento observado recientemente comienza a desvanecerse y el Banco de la Reserva de Australia tendrá que decidir si las perspectivas son lo bastante turbas como para alimentar los vientos en contra provocados por el fortalecimiento de la divisa. La última vez que se reunieron fueron optimistas pero esperamos menos optimismo este mes. Si llevamos razón, el AUD/USD podría alcanzar los 75 centavos. Los dólares canadiense y neozelandés han seguido cayendo. Canadá no ha publicado informes económicos pero las licencias comerciales de Nueva Zelanda se recuperaron. Mañana se publicarán los informes sobre la balanza comercial de Canadá y el PMI IVEY, así como los datos de la subasta de productos lácteos de Nueva Zelanda.

Ha sido una jornada de vaivenes para el EUR/USD que se ha disparado hasta el nivel de 1,0640 antes de volver a retroceder hasta el 1,0575. Los informes económicos de la eurozona de esta mañana han sido dispares; el PMI de minoristas de Alemania ha mejorado pero el mismo índice correspondiente a la zona euro ha descendido. Según informa nuestro compañero Boris Schlossberg, la decisión de Alain Juppe de no presentarse a la presidencia ha provocado que se desplome la divisa ya que parecía que era un “reemplazo aceptable para Francois Fillion, asediado por el escándalo. Las noticias decepcionaron claramente a los inversores que esperaban que Juppé se llevase parte del apoyo de los conservadores a Marie Le Pen. El apoyo a Le Pen sigue en un inquebrantable 27% mientras que sus oponentes se disputan el puesto. Aunque Le Pen va a la zaga en las encuestas sobre la segunda ronda electoral (con una desventaja frente a Macron de 40%-60% según la encuesta diaria de hoy), los inversores se muestran muy recelosos ante las cifras de las encuestas. Con las victorias del Brexit y Trump aún recientes en la memoria, a los inversores les preocupa mucho que Le Pen pueda de alguna manera alzarse con una victoria que podría hacer caer a la segunda economía de la zona en una rebelión populista”. Aparte de la política de Francia, la atención se centrará en la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo de esta semana. Esperamos que el banco central actualice sus previsiones de inflación pero puede que el presidente Draghi intente minimizar este movimiento diciendo que mirarán más allá de los efectos temporales de la subida de los precios de las materias primas y mantendrán el carácter acomodaticio de la política monetaria.

La libra ha ampliado pérdidas, aunque sigue manteniéndose por encima del nivel de 1,2200 frente al dólar. El Reino Unido no ha publicado informes hoy y no se esperan datos relevantes este martes. Todo apunta a que el Artículo 50 se invocará en las próximas dos semanas. Algunos observadores del mercado creen que podría suceder esta semana, pero otros opinan que esto podría suceder el 15 de marzo. La decisión de la Cámara de los Lores de aprobar una enmienda garantizando los derechos de los ciudadanos de la UE ha sido un revés para la primera ministra May pero la enmienda tiene que pasar por la Cámara de los Comunes en 13 y 14 de marzo. Si la rechazan, May probablemente siga adelante con la invocación artículo 50, que inicia formalmente los trámites de divorcio del Reino Unido y la UE. Sin embargo, si la cámara de diputados aprueba en lugar de rechazar la enmienda, May se enfrenta a la mucho más difícil decisión de revocar la decisión del Parlamento.